Linkedin o cómo buscar empleo en un mundo hiperconectado

LinkedinInternet, a nadie se le escapa, ha generado un cambio de paradigma. Es, como todo el mundo sabe, la penúltima revolución “industrial” que, casi de golpe, ha cambiado las reglas de juego. Ahora, la forma de hacer negocios, de comunicar, de vender e, incluso, de reclutar, se ha transformado drásticamente.

El cambio fundamental para todos nosotros es que, ahora, no solo podemos estar conectados con miles, decenas de miles de profesionales, sino y, lo que es definitivo, podemos comunicar con ellos e influir sobre ellos y, este cambio, amigo mío, has de tenerlo en cuenta a la hora de buscar empleo. 

Linkedin es el lugar en el que puedes construir audiencias profesionales

¿Qué es un Grupo de Linkedin, compuesto por decenas de miles de profesionales, interesados, por ejemplo, en los recursos humanos,  o en Arquitectura, o en el sector turístico, sino un público ante el que puedes mostrar tu experiencia, y conocimiento del sector, o del área funcional en cuestión?

¿Qué es la comunidad de “Seguidores” de tu página de empresa, en caso de tenerla, sino un público al que puedes impactar con información corporativa, o de producto, o de empleo?

Y, por último, pero no menos importante, ¿qué es la red de contactos que se crea alrededor de tu perfil Linkedin, sino una audiencia profesional, muy cerca de tí, que en parte conoces personalmente, y a la que le puedes demostrar tu experiencia, formación, saber hacer, áreas de interés profesional, etc.?

Linkedin audiencias profesionales

¿Cómo es posible, que el cambio de paradigma haya transformado, de forma radical, la manera de hacer negocios, en cambio tú, no apliques estos cambios a la gestión de tu carrera o a la de tu proceso de búsqueda de un nuevo empleo?, ¿de verdad no lo has pensado nunca?, ¿crees que por enviar CV’s a anuncios de empleo, ya estás buscando trabajo?

Sí, es cierto, el cambio producido en los últimos 15 años asusta a más de uno, pero también nos abre oportunidades nuevas. El cambio producido nos empodera, a cada uno de nosotros, para crear nuestras propias audiencias, crearlas con aquellos profesionales que nos pueden acercar a nuestros objetivos, y poder demostrarles nuestro valor como profesional.

Linkedin, e Internet en general, permite que consideres tu carrera o tu proyecto de empleo como una empresa

Pensar en tu carrera o proyecto de empleo como una empresa implica varias cosas:

  1. Tienes una “propuesta de valor”. En mi caso, sin querer ponerme de ejemplo de nada, esa propuesta es: “defino e implemento estrategias que generan oportunidades de negocio a través de Linkedin.”
  2. Como toda empresa, tienes un producto.  “Tu producto” es tu experiencia, tu formación, tu saber hacer, tus contactos, el conocimiento de sectores y empresas concretas, etc. En mi caso, el profundo conocimiento de esta red profesional y el procedimiento que he desarrollado a lo largo de los últimos 8 años, tanto en estrategias de atracción como en estrategias de “suave presión”, que es efectivo a la hora de generar leads de negocio.
  3. Por último, como empresa, tienes la necesidad de comunicar a tu mercado empleador los beneficios de dicho producto. Sin comunicación o, mejor dicho, sin compartición, no hay marca posible. En mi caso, este blog que estás leyendo ha sido el centro de una estrategia pura de atracción. El blog me ha permitido, por un lado, demostrar el dominio de esta plataforma tan importante a nivel profesional y, por otro, aportar utilidad a mis comunidades en Linkedin, Twitter y Facebook. Ser útil a tus comunidades sociales, al menos en Linkedin, es la mejor manera de dejar huella, es decir, marca.

El concepto de “marca personal” tiene mucho que ver con este enfoque. Y es que, esa capacidad no solo de generar audiencias, sino de poder impactar sobre ellas para influirles en el sentido que nos beneficia, lo cambia todo.

Una buena marca transmite credibilidad, goza de buena reputación, y tiene autoridad sobre su público objetivo

¿Qué credibilidad tiene lo que alguien dice o cuenta sobre sí mismo? Muy limitada, ¿verdad?. El 97% de los usuarios españoles no comparte con frecuencia. Observa la imagen de abajo. De los 9,1 millones de perfiles, solo 261k han compartido algo en los últimos 30 días, lo que representa el 2,87% del total.

% Comparten en Linkedin

Lo que este dato significa es que el 97% de los usuarios se mueve a un puro nivel informativo. Se conforman con estar en Linkedin, esto es, disponer de un perfil, más o menos desarrollado, y punto. Pero, insisto, ¿qué credibilidad tiene lo que se cuenta en un perfil?

Linkedin, al igual que el resto de redes sociales, ya lo he comentado más arriba, son esos lugares en los que creamos nuestras propias audiencias. Todas las redes, también Linkedin, han desarrollado utilidades que te permiten generar y compartir contenidos propios y ajenos con ese público objetivo. Cuando de generar marca propia se trata, esos contenidos han de poner de manifiesto tu “yo” profesional, ese “producto” que cuando te consideras “empresa” has de dar a conocer: formación, experiencia, contactos, sectores que conoces, saber hacer, motivaciones, valores profesionales, objetivos, etc.

Este nuevo paradigma nos brinda la posibilidad, por tanto, de demostrar lo que sabemos. Los contenidos nos elevan por encima de ese nivel puramente informativo, de menor credibilidad. Escucho con demasiada frecuencia que Linkedin no es un buen lugar para generar oportunidades profesionales, ya se trate de empleo o de negocio pero, de verdad, se sincero, ¿sabes cómo sacarle partido a esta potente red profesional?, ¿eres consciente de que, cuando te mueves a un nivel informativo, y el 97% lo hace, tus posibilidades de generar oportunidades se reducen al mínimo?.

Cuando redes como Linkedin te permiten situarte por encima de la mera información, pero tomas la decisión de no hacerlo o, por desconocimiento, no lo haces, ¿estás seguro de que el responsable de los malos resultados es Linkedin?. Limitarte a disponer de un perfil en Linkedin significa, simplemente, que estás en Linkedin pero, si de verdad quieres ser efectivo, sea cual sea tu objetivo profesional, no solo has de estar, has de gestionar tu presencia, es decir, has de moverte a ese nivel demostrativo del que estamos hablando.

Solo demostrando tu valor a las comunidades que has creado, serás relevante para ellas. Esa relevancia es el principio de tu capacidad de influencia, pilar principal de la marca. Compartir lo que sabes con tu mercado objetivo , empleador o comprador, es el principio de todo.

El otro ámbito de actividad de Linkedin: la gestión de contactos

Pero, por si esto fuera poco, Linkedin, a diferencia de otras redes sociales, es una plataforma de contactos, y no un repositorio como, desgraciadamente, es para la gran mayoría. Y plataforma de contactos, para que los gestiones, y no, simplemente, para que los acumules.

Linkedin es un integrador de redes profesionales. Cuando invitas a la gente que conoces, Linkedin, automáticamente, te da acceso a sus contactos. Puedes saber cómo se llaman, en qué sectores y áreas funcionales trabajan, en qué empresas se encuentran y qué cargos desempeñan, entre otras muchas cosas. Como ves, un activo profesional de enorme valor para que “no te quedes de brazos cruzados”, sino para que hagas networking, un “deporte” que, en general, da mucho miedo practicar en nuestra cultura latina. Y surge, de nuevo, como en el punto anterior, la pasividad, fuente de cero resultados.

Las redes en Linkedin están compuestas por tres niveles diferentes: los profesionales que invitas, (o te invitan), los contactos de dichos profesionales, que son tu 2º nivel de relación y, por último, los contactos de la gente de 2º nivel, y que son tu 3er nivel. El crecimiento es exponencial. Si tienes 100 contactos directos, y estos, a su vez, cada uno tiene otros 100, en tu 2º nivel cuentas con 10.000 contactos profesionales y, con todos ellos, alguien que te puede presentar, puesto que, por definición, son contactos de los profesionales que conoces e invitas a conectar.

Linkedin networking

Desaprovechar las posibilidades que la plataforma de contactos te brinda, es de locos, de desinformados, o de miedosos. Linkedin, desde el punto de vista de gestión de carrera o de búsqueda de empleo, te ofrece la posibilidad de implementar estrategias proactivas de búsqueda de empleo. Y es que, cuando el 75% del empleo no se publica, sino que se mueve por “el boca a boca”, estos es, por referencias, y el 80% de los contratados son, de una u otra manera, recomendados por alguien de dentro de la compañía que contrata, crear/descubrir contactos en las compañías objetivo es un elemento clave en tu proyecto profesional.

El activo profesional que Linkedin pone a tu disposición es brutal, solo has de atreverte a utilizarlo. La inversión fundamental es en esfuerzo. Si no dominas Linkedin, este Curso: Linkedin para la búsqueda de empleo te puede ayudar. Si no controlas las redes sociales básicas, como Twitter y Facebook, fórmate. Si no sabes utilizar un blog como WordPress, fórmate. El conocimiento está ahí fuera, todo está en la red, solo hay que tener voluntad para hacerlo, y resistencia y tesón para llegar a la meta.

Como hemos dicho al principio, Internet ha cambiado las reglas del juego. Las empresas ya las están teniendo en cuenta a la hora de vender, de comunicar, de reclutar. ¿A qué esperas tú para dar también ese paso, e integrar estas herramientas, bien en tu proceso de gestión de carrera, bien de búsqueda de empleo? El rechazo al cambio que percibo en muchos profesionales es, principalmente, miedo. A todos se nos “está moviendo el suelo bajo nuestros pies”, lo que genera incertidumbre, inseguridad, nerviosismo, responsabilidad, etc. Ignorar los cambios no es más que la estrategia del avestruz, “esconder la cabeza” para crear el espejismo de que esa amenaza no existe. Y esto, en un mundo que cambia tan deprisa como el nuestro, es un lujo que no podemos permitirnos.

There are 2 comments for this article
  1. diseños de espacio at 19:58

    despues de leer este articulo, me salta una idea y es que en lo que sobreabunda puede a ver una carencia, y llevandolo a este punto tanto que uno puede encontrar en la red, y que realmente es ampliamente util. Por ello quizas lo primero que podria uno preguntarse, es que quiero hacer?. lamentablemente vivimos muy apurado lo cual no significa que vayamos hacia algun lugar, y reflexiono sobre aquellas ratas de laboratorio que recorren un laberinto. para al final del camino descubrir que ese no era el camino. lo llamaria la encrucijada de la vida.

  2. pedrovi Author at 17:10

    Hola Diseños,
    Gracias por tu aportación al post.
    Saludos, Pedro de Vicente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *